8 de enero de 2007

Un pingüino en mi ascensor - Espiando a mi vecina


Me van a perdonar el toque horterón. La culpa no es mía, es del Deli (un garito de Móstoles) a altas horas de la noche... Una noche mítica, sin duda.

He cobrado el sueldo del último mes
la paga extraordinaria, la primi de tres
empeñé los candelabros, vendí el pequinés
y ya tengo por fin en casa el telescopio Japonés
es el último modelo
ideal para mi nueva perversión
la causa de mi desvelo
mi vicio inconfesable
la conducta más reprobable.

No se lo que me pasa últimamente
no dejo de espiar a mi vecina de enfrente.

Tumbada en la piscina con aire provocador
voluptuosamente se aplica el bronceador
la veo nadar a braza
la veo nadar a crol
ni siquiera Esther Williams lo haría mejor
maldigo a Mariano Medina
cada vez que las nubes ocultan el sol
por favor baja de nuevo a la piscina
saluda al verano con tu cuerpo serrano.

No se lo que me pasa últimamente
no dejo de espiar a mi vecina de enfrente.

Algo me ha despertado
me quedé dormido
no tengo telescopio
ni nada parecido
enfrente de mi casa
la obra de siempre
la misma excavadora
ese ruido estridente
y el café se ha quedado frío
la resaca de anoche va a durarme un mes
el libro de derecho administrativo
sigue en la página número seis.

No se lo que me pasa últimamente
no dejo de espiar a mi vecina de enfrente.

1 comentario:

Dujan dijo...

Por Dios!!!!!
Catalogar Un Pingüino en mi ascensor como hortera!! No, que dolorrr!!

Es pop, tampoco hay que pasarnos...

Saluditos :)